El Varano, reptil, caracteristicas, tamaño, peso, lagarto, habitat, descripcion
costumbres, distribucion, area de extension, alojamiento, alimentacion...

El Varano

 


Ejemplar de Varano de la Sabana Nombre común: Varano de la sabana.

Nombre científico:Varanus exanthematicus.

Características:
Este El Varanus exanthematicus es una de las treinta especies de varano que podemos encontrar dentro del único género,Varanus spp, que forma la familia Varanidae.

Descripcion

Es un animal que alcanza una talla adulta que ronda el metro de longitud. Aunque esta especie raramente llegue a superar esta talla, los individuos que habitan en las zonas más al sur de su área de distribución pueden llegar hasta los dos metros de hocico a punta de cola. Los ejemplares adultos tienen un peso aproximado de 5 a 5,5 kg.
Su esperanza de vida se sitúa entre los 10 y los 15 años que pueden llegar a vivir algunos ejemplares, pero por lo general suelen alcanzar unos 11 años como máximo, siendo raros los animales que llegan o sobrepasan los 15.

Estos reptiles presentan una cabeza más bien maciza, con un hocico chato. Las mandíbulas que forman parte de su boca son fuertes, con dientes afilados insertados de manera transversal en el borde de la mandíbula e inclinados ligeramente hacia atrás. Un cuello más bien corto une la cabeza con un cuerpo robusto, con unas extremidades fuertes y musculosas que finalizan en dedos largos y con recias garras. Estas patas y garras constituyen excelentes herramientas para excavar. El cuerpo acaba en una cola no excesivamente larga, y con una sección aplanada lateralmente.
La librea del varano de la sabana está formada por una coloración de fondo gris amarillenta moteada de ocelos amarillos enmarcados en un borde más oscuro. Estos ocelos aparecen en la zona dorsal. La zona ventral mantiene la coloración básica del animal, presentando tonalidades más claras. Las escamas son pequeñas y redondeadas. Como curiosidad podemos mencionar que cuentan con una lengua larga y hendida en su extremo de color azul y del estilo a la que presentan las serpientes y que es usada por estos reptiles con una función táctil y para "olfatear" el entorno en el que se mueven en busca de presas o peligros potenciales. Mientras no es utilizada la lengua descansa en una vaina dentro de la boca.

No presentan ningún tipo de diferencia externa entre ambos sexos por lo que a simple vista resulta imposible determinar si nuestro animal es un macho o una hembra.

Costumbres


En su medio natural y haciendo honor a su nombre, le podemos encontrar en sabanas y praderas secas con presencia de arboles y arbustos dispersos. En este hábitat vive en troncos y madrigueras que escarba o que ocupa desalojando a sus legítimos propietarios. También suele ocupar madrigueras vacías de otros animales.
Estos varanos son terrestres, y desarrollan su actividad durante el día, resguardándose del calor intenso durante las horas más calurosas. Utilizan para la caza primordialmente la vista.
Durante la estación seca muestra un comportamiento huidizo y reduce prácticamente a cero la ingesta de alimentos. Este hecho contrasta radicalmente con la frenética actividad que muestra durante la época de lluvias (de julio a noviembre).

El comportamiento reproductivo se produce durante la época de mayor abundancia de comida, que en la naturaleza es la estación de lluvias, en la que estos animales ponen de 20 a 50 huevos de forma oval que miden aproximadamente 66 por 34 cm., y que serán enterrados en un agujero de 15 a 30 cm. de profundidad excavado por la hembra o depositados en el tronco hueco de un árbol. La incubación de la puesta se realiza a temperaturas que oscilan entre los 26º C y los 35º C., y si todo ha ido bien, los huevos eclosionan a los 5 ó 6 meses de realizada la puesta, midiendo en este instante los jóvenes varanos entre 20 y 22 cm. Los pequeños varanos crecerán a una velocidad vertiginosa durante su primer mes de vida.

Anteriormente se reconocían cuatro subespecies de varano de la sabana, pero en la actualidad las subespecies no son consideradas como tales y han sido reclasificadas como Varanus albigularis

A la hora de hacernos con uno de estos magníficos lagartos deberemos escoger individuos jóvenes y criados en cautividad, ya se adaptan mucho mejor a la presencia del hombre. Además estos magníficos animales están siendo sometidos a una gran presión en su medio natural por lo que no debemos de contribuir de ninguna forma a que esta situación se promueva con nuestra ayuda. Los individuos adultos capturados en la naturaleza son difíciles de domesticar y presentarán un comportamiento agresivo y arisco, difícil de cambiar.

Son animales que presentan unas fuertes mandíbulas pobladas por unos dientes agudos que pueden inflingirnos unas heridas más que dolorosas, así que procuraremos tener mucha precaución y manipular al varano siempre en presencia de otra persona que nos ayude. La cola y las garras también son utilizadas como elementos defensivos.

Distribucion


Distribución:Ocupa las zonas de sabana de Africa central y subsahariana, distribuyéndose prácticamente por todo el continente africano a excepción del las selvas tropicales del oeste.


Temperatura:La temperatura del recinto se mantendrá entre los 28º C. y los 30º C. durante el día y entre los 24º C. y los 28º C. durante la noche.

Humedad: No requieren uno niveles de humedad excesivamente elevados. Será suficiente una humedad entre el 30% y el 40%

Alojamiento

Alojamiento:Necesitan un alojamiento de unas dimensiones que resultan un poco prohibitivas para poder mantener a estos lagartos en unas buenas condiciones. Para aquellos que no cuentan con suficiente espacio o con los medios necesarios para poderles proporcionar unos buenos cuidados es mejor que piensen en hacerse con otro animal. Las dimensiones mínimas necesarias para una pareja de esta especie son de 200 cm. de largo por 60 cm. de alto y 70 cm. de profundidad.

Debido a que no requieren una humedad excesivamente alta, el terrario para esta especie podrá ser uno de madera con el frontal de cristal o enteramente de cristal. Tendrá que estar bien ventilado, y para ello constará de un respiradero en la parte lateral superior y otro en el lugar del terrario que queramos siempre y cuando no estén enfrentados para evitar las corrientes.

Proporcionaremos refugios adecuados a nuestras mascotas para que descansen en un lugar donde se sientan seguros. Colocaremos uno en la zona más caliente del recinto y otro en la más fresca. Para los individuos de menor tamaño podemos utilizar una caja de pañuelos de papel o cualquier otro elemento de unas dimensiones proporcionales a nuestro animal. Para ejemplares adultos se pueden utilizar cajas de cartón grandes o refugios hechos de madera.

El recinto contará con una iluminación adecuada, y con un sistema calefactor que proporcione la temperatura suficiente para estos animales. La iluminación puede correr a cargo de tubos fluorescentes de espectro completo para que nuestros varanos cuenten con la radiación ultravioleta que estos le proporcionen. El periodo de iluminación irá de 12 a 14 horas al día, reduciéndose ligeramente durante el periodo invernal.
El sistema de calefacción nos lo puede proporcionar tanto una bombilla de incandescencia, como una bombilla de cerámica o una lampara IR con reflector, ambas debidamente protegida con una reja metálica, además de un cable calefactor o una esterilla calefactora colocada debajo del terrario o debajo del sustrato siempre y cuando estén aislados de la humedad para evitar posibles cortocircuitos. El terrario contará con distintos puntos focales de calor que permitirán a nuestra mascota asolarse a sus anchas en varios lugares de sus dominios. Hagamos coincidir una piedra plana con un punto de calor para que cuando necesiten termoregularse acudan a tumbarse a una superficie ya caldeada. Para los ejemplares de mayor tamaño o recintos grandes podemos adquirir una placa calefactora de las empleadas en las explotaciones de porcino, que conectaremos a un termostato.

Como consecuencia de sus costumbres excavadoras el substrato ideal para esta especie será la grava de río lavada , sin aristas ni superficies cortantes o lacerantes. El papel de embalar, el césped artificial o la moqueta de exteriores son también posibles soluciones que, eso si, pueden soportar mal los embates de sus poderosas garras

Cuanto más sencilla sea la decoración del terrario más fácil nos resultará su limpieza y mantenimiento. Esta sencillez no quiere decir que no introduzcamos por lo menos una rama gruesa y resistente para que trepen, y varias lajas de piedra para que los animales se encaramen a ellas. Tanto la rama como las piedras deben de estar bien afianzadas y pegadas al suelo del terrario para evitar que el varano en su frenesí excavador produzca la caída de cualquiera de estos adornos con el consiguiente peligro para su salud y la de su alojamiento.

Es necesario emplazar una cubeta de agua en el recinto para que el animal beba y se bañe. Esta es aconsejable que ocupe alrededor de un cuarto de la superficie del terrario, por tanto resultará bastante práctico tanto para su llenado, como para evacuar el agua, y para su correcta limpieza, que cuente con un desagüe y un grifo o una fuente de agua corriente en sus inmediaciones.
Podemos fabricar la cubeta con cemento (más pesado) o fibra de vidrio. El agua del recipiente nunca debe de estar fría o sucia por lo que es recomendable realizar cambios periódicos de su contenido antes de que esto suceda.

Si disponemos de una habitación la podremos acondicionar debidamente como residencia para varanos teniendo en cuenta que son animales muy inteligentes y que encuentran la menor rendija o punto débil para escapar. Las precauciones a tomar frente a las fugas son aplicables a los terrarios. Si no queremos disponer de una habitación residencia por lo menos preparemos algún lugar para que hagan ejercicio de manera regular.

Alimentacion


Alimentación:Los varanos de la sabana son animales bastante voraces, y llegan a aceptar alimento a prácticamente siempre que se le ofrezcamos. Un ejemplar que no se comporte así se encuentra enfermo, la temperatura es baja o se encuentra en la época de cría. En los dos primeros casos tendremos que poner los medios para solventar la situación.
Como consecuencia de esta voracidad tendremos que racionarles la comida para evitar individuos obesos.

Son animales que se alimentan sobre todo de insectos e invertebrados, aunque no suelen rechazar ningún tipo de vianda, de hecho en la naturaleza ingieren toda clase de invertebrados, cobras, ranas, caracoles, huevos de reptiles y aves, pequeños mamíferos y pollos incluso pequeñas tortugas y carroña. Esto nos da una idea de la variedad de alimentos que les podemos suministrar.

Dependiendo del tamaño alcanzando y de su edad les daremos una alimentación u otra con una determinada frecuencia, de esta manera podemos distinguir entre:

  • A los animales pequeños ( desde la eclosión hasta que alcanzan los 30cm.) les empezaremos a suministrar grillos, lombrices de tierra, saltamontes, grillos, cucarachas, y todo tipo de invertebrados. Podemos darles también ratones sin pelo.
    El aporte de alimento en el caso de que les demos este tipo de presa será de 1 a 4 ratones cada dos o tres días. También les podemos dar de cucharada y media a cuatro cucharadas de alimento húmedo para perros una vez a la semana si no los alimentamos con ratones.
  • Los juveniles y adultos (de 30 cm. a 1m.) además de la dieta compuesta por invertebrados ya comenzarán a comer ratones con pelo y otros roedores de distintos tamaños. Les daremos de 1 a 4 ratones adultos dos veces por semana. Para aquellos animales que se encuentren enfermos o recuperándose de una enfermedad les podemos dar algo de comida húmeda para perros con el fin de favorecer su mejora.

Tanto para los varanos pequeños como los juveniles podemos incluir en su dieta alimento húmedo para perros. Para los adultos se les puede dar pero MUY de vez en cuando.
No hacen ningún asco a las presas sacrificadas antes de serle ofrecidas, por lo que comerán sin problemas roedores congelados. Tendremos siempre la precaución de descongelar el alimento y de calentárselo ligeramente antes de dárselo.

Los cobayas no serán incluidos en la dieta de este varánido ya que su pelaje espeso provoca a estos animales problemas al digerirlo. Todas estas presas en ningún momento superarán unas dimensiones mayores a los 2/3 de la longitud de la cabeza del animal.

De manera ocasional podemos incluir en su dieta otros alimentos como, por ejemplo, huevos. La cantidad de comida que efectivamente suministremos a nuestras mascotas dependerá, fundamentalmente del tamaño del animal y de nuestro buen criterio al observar a diario a nuestro reptil.

<º))))))><


» http://www.animalls.net/ARTIC132.HTML


Datos del Autor
Escribir al Autor
Agregar Comentario
Rankear este Aviso
Estadísticas
Usuario Anónimo


Tecnologia Rie.cl V2010