Historias eroticas para adultos, Relatos calientes triple x, XXX, sexo, lujuria
Encuentro amoroso de joven y 2 mujeres maduras bellas e insaciables...

Disfrutando de mi suegra y su amiga



Mi suegra es una mujer de 48 años, 1.70 y 60 kg, rubia de bote y la verdad es que no esta nada mal para la edad ya que se cuida un montón (dispone de hasta gimnasio en casa). Ana, la vecina, es una mujer de 36 años 1.65 y 55 kg, morenaza y con un cuerpo de los que quita el hipo a todo chaval como yo de 24 años, vamos una súper madura como se suele decir. Mi suegra gana mucho al desnudo, tiene unas maravillosas y grandes tetas, un poco caiditas, con unos pezones negros, chicos y puntiagudos, un trasero grandioso pero que se presenta erguido y duro, su coño presenta un triangulito de pelos y también teñidos de rubio. Ana, que os voy a decir sobre ella, sin ya con ropa era espectacular, ahora desnuda era mejor. Por la apariencia de sus tetas, siempre me las había imaginado pequeñas pero muy bien puestas, pero todo lo contrario eran unos melones gigantescos, muy redondos y con unas grandes aureolas oscuras y pezones grandes, eso si en lo único que acerté es que estaban estupendamente puestos. Su culo grandioso al igual que el de mi suegra y su coño siempre lo tiene muy bien peladito.



Pues bien cuando acabo el día de mi primera experiencia, dejé pasar unos dias en los cuales no acudí a casa de mi suegra para nada. Quise dejar un tiempo de espera para ver como resultaba la invitación que tanto Ana como Juan me habían hecho para participar con ellos en otros encuentros sexuales. Había transcurrido una semana cuando me ví obligado por mi suegro a ir a su casa ya que nos invitó a comer como tantas otras veces y no podía rechazar ya otra vez esa invitación por que sino me iba a preguntar el porque no quería ir a su casa.



Cuando llegué me metí con mi novia en el salón de la casa, estaba muy nervioso ya que no sabía que hacer cuando me encontrara cara a cara con mi suegra. Este hecho paso rápido puesto que al momento mi suegra llamó a la hija y tanto ella como yo acudimos a la cocina. Al entrar no tuve más remedio que darle un beso como era mi costumbre. Después de un rato ella se dirigió a mí preguntándome que porque no había ido en toda la semana, yo le conteste que tenía que hacer algunas cosas después que salía de trabajar. La comida pasó y después de ella nos fuimos todo a la piscina del jardín. Como yo no pensaba quedarme mucho tiempo no me lleve bañador por lo que solo me quite la camiseta y me quede en bermudas tomando el sol, sólo hacía tiempo para irme puesto que ya había advertido que más tarde iría a jugar al fútbol con unos amigos. Cuando empecé a despedirme de todos mi novia estaba bañándose y fue mi suegra la que me acompañó a la puerta de salida aprovechando ese momento para hablar conmigo y decirme que no me comportara de ese modo que lo que había pasado no era nada para ella y que tenía que actuar como siempre porque de esa manera podían sospechar algo los demás. Yo le dije que me era difícil pero que intentaría empezar a comportarme como cuando antes de ese día. Cuando estábamos hablando mi suegra fue requerida por mi suegro por lo que me dijo que me pasara al día siguiente por la tarde cuando estuvieran todos trabajando y mi suegro estaría de viaje como yo ya sabia, y así podríamos dejar todo bienhablado, contestándole con un si y así nos dimos un beso de despedida.



A la tarde siguiente no pude ni comer y sólo sabía pensar en alguna excusa para no acudir a su casa, pero me arme de valor y me decidí a ir para así poder volver a llevar una vida normal. Cuando llegue mi suegra ya me estaba esperando y pasamos al salón para así poder hablar más cómodo, aunque a mi entrar en ese salón me recordaba la follada anterior puesto que fue allí donde empecé con ella.



Mi suegra iba vestida con sólo una camiseta que le llegaba por las rodillas pero sin sujetador lo que hacía que sus enormes tetas les bailaran cuando se movía y se transparentaban a través de ella sus pezones negros. Tras servirnos un vaso de coca-cola ambos empezamos a hablar de lo sucedido y de sus tendencias y gustos sexuales (frecuentan mis suegros el mundo del intercambio de parejas) y que por ello para ella lo sucedido era una cosa frecuente, la salvedad era, como yo le decía, que con el que había practicado el trío era yo, puesto que si llegase haber sido otro tío mi suegro no le importaría y era por lo que yo me tenía que comportar como siempre y no preocuparme de nada. Fue sobre una media hora en la que ella sólo intentaba hacerme ver que para ella después de aquello todo era normal y que no le daba más importancia.



Con sus palabras yo me iba tranquilizando cada vez más por lo que comencé a preguntarle el cómo y porque se habían introducido en ese mundo, ella me lo explicó y argumentó o mejor que pudo. Después de una hora hablando y cuando ya habíamos quedado en que me iba a comportar como siempre, mi suegra me preguntó si ya había aceptado la invitación que Ana y Juan (los vecinos) me habían realizado los otros dias. Yo le dije que desde ese día tampoco había tenido contacto con ellos y que no iba a aceptar sus proposiciones puesto que yo estaba muy enamorado de su hija y lo del otro día fue sólo una calentura. Mi suegra se echó a reír y me dijo que por lo que ella había apreciado y experiencia propia, cuando me follaba a Ana yo estaba frenético y que cuando Ana se me propusiese otra vez yo iba a caer como un colegial. Y que con respecto a su hija no pasaba nada puesto que esto era solamente sexo y lo otro era amor que son bien diferentes, sino que me fijara en ella y mi suegro. Yo le decía constantemente que no volvería a repetirse dicha situación a lo que ella tras mucho insistir me dijo a modo de prueba y que para comprobarlo iba a llamar a Ana y Juan para que viniesen y a ver como me comportaba. Yo acepte el reto y así ella llamó a Ana y esta tras decir que Juan no estaba llegó a los cinco minutos a casa de mis suegros por la puerta del jardín.



Tras saludarnos mi suegra le contó que era lo que yo hacía allí y tras comentarle que ya estaba todo claro le dijo que yo no quería aceptar la invitación que ellos me habían hecho. Ana en un principio dijo que este mundo era así y que se le iba hacer, pero que era una pena puesto que tanto ella como su marido habían hablado de lo bien que se lo habían pasado conmigo ese día, sobre todo ella con mi juguetito (21 cm). Yo, tras estas palabras me quede un poco cortado y a la vez me iba calentando. Ana continuó diciéndome que era raro que yo no quisiera más puesto que ella había notado como ese día yo me la follaba con muchas ganas y que conforme pasó el tiempo yo me lo estaba pasando muy bien y que incluso cuando comencé con mi suegra lo hice sin dudarlo. Yo le dije que era el momento y la situación a lo que ella contestó que esa situación era fácilmente provocable por lo que nunca debería decir que no volvería a pasar.



Nada más decir esto Ana se acercó a mí y tras tocarme mi polla me dijo lo ves sólo estamos hablando y esto ya funciona, a los hombres os puede más las pelotas que la cabeza y tras mirar a mi suegra y reírse siguió hablando en tono como mosqueado que yo era un niñato y que le tenía que haber dado las gracias por dejarse ella follar por mi. Tras decirme esto, yo estaba totalmente cortado, ella se echó mano de la camiseta que llevaba y tras levantársela y dejar al aire sus tetas, puesto que iba sin sujetador, me dijo más bien me ordenó que se las tocara. Yo miré a mi suegra y esta un tanto sorprendida le dijo a Ana que me dejará tranquilo que no se cachondeara más de mi a lo que Ana cogiéndome la mano y colocándomela en un pecho suyo y con una voz mucho más dulce me dijo que se las volviera a sobar y se las chupara que estaba desde aquel deseando encontrarme para que me la volviese a follar. Tras esas palabras yo ya estaba de nuevo caliente y sin saber lo que hacer puesto que no hacia menos de un minuto les había dicho a ella y a mi suegra que no volvería a pasar más. Sólo miraba a mi suegra y Ana me repetía muy sutilmente que se las tocara y que la hiciera disfrutar de nuevo. En un arranque me lancé sobre ella y comencé a besarla y sobarles sus enormes tetas, ella solo sabía decirme cositas para seguir calentándome. Agache la cabeza y comencé a chupar y lamer sus pezones a la vez que ella me apretaba la cabeza contra sus tetas, yo escuchaba por detrás la voz de mi suegra decirle a Ana que me dejara que no me obligara a lo que ella contestaba que sino quería mirar que se fuera pero que la dejara disfrutar. Ella aprovecho para sacar mi polla de las bermudas y tras volver a sorprenderse como la anterior vez comenzó a chuparla de nuevo.



Cuando ella se agachó yo me quede frente a mi suegra y vi como no paraba de mirar como me comía Ana la polla. En ese momento y tras Ana sacarse mi polla de la boca para masturbarme pude apreciar como mi suegra estaba cachonda y deseosa y bastó sólo con una nueva invitación de Ana y cogerla yo de la mano para que ella se dejara caer y comenzarnos a besar a la vez que yo la sobaba las tetas. Sin dejarla reaccionar Ana se levantó y entre los dos la dejamos con las tetas al aire y ella con un pecho y yo con otro comenzamos a chupárselo. Mi suegra estaba ya completamente desihibida como nosotros dos y tras unos breves momentos así se agachó y agarrando mi rabo se lo metió en la boca chupándomelo hasta hacerme que estuviera a punto de correrme, mientras Ana colocada debajo de ella le comía su coño. Cuando ya no podía más avise que me corría pero como la anterior vez siguió chupando hasta que me hizo estallar sobre su boca y pechos a la vez que ella gemía de placer por la comida de coño que le hacía Ana.



Sin tregua Ana tomó el relevo de mi suegra y esta el de Ana por lo que tras unos instantes mi polla estaba otra vez en posición de combate momento que aprovechó Ana para colocarse a cuatro patas follándomela a la vez que mi suegra le comía el coño. Ana tuvo tres orgasmos, después del último y como de la otra vez yo sabía que le gustaba que la enculara, aproveche la posición para sacársela e intentar encularla. Ella al darse cuenta se giró y dijo que por hay no que eso era sólo cuando estuviera presente Juan que le gustaba mirar como era ella enculada. Tras esto mi suegra me sentó en una silla y se subió en cima mía cabalgándome durante un tiempo, mientras Ana se masturbaba y saboreaba las tetas de mi suegra. Cuando ya le dije a mi suegra que estaba a punto de correrme, ella ya había tenido varios orgasmos, ella se movió y tras decirle a Ana que quería ser enculada puesto que a ella no la podía ver mi suegro, se colocó a cuatro patas y Ana fue hasta la cocina y llegó con las manos llenas de aceite y pajeándome una o dos veces me extendió el aceite por mi polla y por el culo de mi suegra, colocándose a continuación debajo de ella. Yo fui introduciendo lentamente mi polla en su culo hasta que este se tragó todo mi polla y cuando vi que ella ya comenzaba a disfrutar comencé a darle fuertes embestidas, algunas de ellas todavía le hacían estremecerse de dolor pero la muy zorra seguía moviéndose hasta conseguir de nuevo correrse, en ese momento y puesto que ya no podía aguantar más aproveché y me corrí de nuevo dentro del culo de mi suegra, al notarlo ella no paraba de moverse hasta conseguir de nuevo correrse. Tras esto ella se fue hacia mi polla y tras comérsela de nuevo se la dio a Ana para me la chupara, siguieron las dos así durante un rato y tras ver que aquello ya no se levantaba y viendo la hora que era se marcaron dos comidas de coños para calmarse, según ellas y nos vestimos, no sin antes reírse ellas de mi por haberme dejado tirar de nuevo. Me dijeron que a partir de ese momento me había convertido en el amante de las dos y que de esta vez no se debía de enterar Juan y por supuesto mi suegro. Ana me dijo que me pasara el martes por su casa para esta vez con Juan marcarnos un trío, que era mejor que fuera yo que ellos ir a un Pubs de intercambios, yo le conteste que si por supuesto pasaría por allí y quedamos en que ella llamaría. En cuanto mi suegra ella me dijo que cada vez que pudiera me llamaría que a partir de este día nuestra relación iba a ser más fluida a lo que yo sin ningún tapujo le correspondí con un gran morreo y acompañándola hasta la ducha donde le pellizque sus pezones antes de marcharme.



Desde ese día sigo follándome tanto a mi suegra y Ana juntas como por separados y también hago tríos con Ana y su marido y algún que otro intercambio con amigas de ellos. Pero he de reconocer que como el sexo que practico con ellas dos solas no lo he encontrado aún en ningún lado puesto que son dos auténticos zorrones y hemos llegado a coger tal grado de compenetración que no podemos dejar de estar mucho tiempo sin volver a liarnos. Fijaros como estaremos de liados que los otros dias mi suegra aprovecho que yo me estaba cambiando en la parte de arriba de su casa en un cuarto que subió y tras comprobar que tanto mi suegro como mi novia estaban en la piscina tumbado al sol, me sentó en una de las sillas del dormitorio y tras quitarse por completo el bikini me cabalgo hasta hacerme correrme y correrse, y lo más sorprendente del tema no fue que había más gente en la casa y nos podían pillar sino que mientras me cabalgaba estaba contándoselo a Ana por teléfono y sólo miraba de vez en cuando por la ventana, luego bajamos por la escalera dándonos besos y sobándole las tetas hasta llegar a la puerta del jardín donde nos besamos detrás de las cortinas antes de salir.

(FE)


» http://www.adulteras.com/relatos/fantasias.php?categoria=3&secc=maduras&leerfic=Disfrutando_de_mi_suegra_y_su_amiga.htm&m=relatos


Datos del Autor
Escribir al Autor
Agregar Comentario
Rankear este Aviso
Estadísticas
Usuario Anónimo


Tecnologia Rie.cl V2010